FUNDACIÓN REDIGEO

FUNDACIÓN REDIGEO es una ONG enfocada en hacer realidad proyectos que fomenten la conservación del planeta mediante el manejo sostenible de los recursos naturales mediante políticas idóneas de participación, ejecución y administración estratégica de desarrollo ambiental en el ámbito local, nacional e internacional.

Panel 2

REVISTA

 

001 portada-01

REVISTA REDIGEO

Noviembre 2018

 


 

PALMA AFRICANA

La explotación de un mercenario silencioso

Por Carlos Díaz

PALMA1

La palma africana, como habitualmente se la conoce, o Elaeis Guineensis,por su nombre científico, es originaria del África, sin embargo, se la puede encontrar en varios países de América y otras latitudes del globo terráqueo. A través del tiempo, los productores de esta planta han llevado a cabo modificaciones genéticas en la especie para conseguir mejores resultados en adaptación y productividad.

Pertenece a la familia de las Palmaceae, se trata de una planta monocotiledónea, esto quiere decir son plantas con flor (angiospermas). Casi siempre son herbáceas, entre estas podemos encontrar algunas como la caña de azúcar, el maíz, y las palmeras.

Esta planta, para tener un crecimiento saludable y una producción adecuada de sus frutos, necesita ciertas condiciones medioambientales, las mismas que se encuentran en zonas tropicales de todo el planeta. En el continente americano se la puede encontrar en Centroamérica, en países como Costa Rica, El salvador, Guatemala, México, etc. Mientras que en Sudamérica países como Colombia, Ecuador, Brasil, también muestran una importante presencia de palma entre los cultivos que poseen.

Las zonas en las que mejor se adapta la planta y, por ende, en las que mejores resultados dan sus cultivos, son aquellas que se encuentran en la línea ecuatorial, entre 15 grados de latitud norte y sur. Es aquí donde las condiciones ambientales son más estables, lo que favorece al crecimiento de la palma aceitera.

La cantidad de agua que demanda esta especie en promedio por mes es de unos 210 mm, lo que hace que zonas con unos 2.500 mm de lluvia por año sean bastante beneficiosas para el crecimiento de la planta. De igual manera su rusticidad permite que se adapte a una gran variedad de tipos de suelo.

palma04

IMPACTO DE LA PALMA EN EL MEDIO AMBIENTE.

En septiembre de 2015, la BBC de Londres, en su versión digital, publicó un artículo que relataba el asesinato de un dirigente comunitario en Guatemala: Rigoberto Lima Choc, un maestro de 28 años de edad, junto a los habitantes de una comunidad que se asentaba cerca del rio La Pasión, en la localidad de Sayaxche, al norte de este país, denunciaban un desastre ecológico que había cobrado la vida de miles de peces, provocado, según ellos, por una empresa que procesaba los frutos de la palma y los convertía en aceite.

Lima, recientemente electa como concejal por el partido socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza, denunció el hecho ante la ONU y los tribunales de Guatemala, campaña que terminó llevando el caso ante jueces guatemaltecos, quienes aceptaron la causa y ordenaron que la empresa cesara sus funciones por un periodo de seis meses para investigaciones.

Las comunidades de esta zona afirman que la contaminación del río está directamente relacionada con el uso de agro-tóxicos como pesticidas y herbicidas que la industria palmera utiliza. Esto, además de deteriorar las condiciones ambientales de la zona, aseveran, ha tenido impacto sobre la salud de quienes laboran en la plantación, ya que la aplicación de los químicos se la llevaría a cabo sin ninguna clase de protección, hecho que ha afectado a los trabajadores y sus familias.

Según un examen toxicológico llevado a cabo por el Laboratorio de Toxicología de la Universidad de San Carlos (USAC) de Guatemala, el motivo de la muerte masiva de peces en el río La Pasión, se debería a la concentración de un agente químico denominado Malatión, un plaguicida utilizado para eliminar moscas en la fruta de palma.

Hechos como los que ya fueron relatados se han repetido en otras latitudes de América latina como Colombia, Brasil y Ecuador, entre otras. La expansión de los cultivos de palma aceitera por la región ha provocado impacto sobre el ambiente, afectando ecosistemas como el bosque tropical que, en ocasiones, ha sido reemplazado por los cultivos de la planta.

La Universidad Autónoma de Barcelona, en un artículo que data del 15 de junio de 2017, aborda esta problemática y hace una aseveración muy grave: el 40% de bosque tropical de países del sudeste-asiático, así como de Latinoamérica, ha sido reemplazado por plantaciones de palma, mientras que un 32% de los pastos naturales han corrido suerte parecida. De igual manera, el estudio realizado por el Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), afirma que en Guatemala la expansión de estas plantaciones ha tenido un aumento del 600% en los últimos diez años.

Una de las advertencias más graves en este informe es el hecho de que esto cultivos generan un impacto muy serio sobre los suelos en los que están asentados, generando infertilidad e, incluso, podrían dejarlos inutilizables.

Otros problemas que generan las palmicultoras son la pérdida de biodiversidad, la afectación al habitad de aves y mamíferos y, al igual que en el caso del rio La Pasión en Guatemala, contaminación de las fuentes fluviales.

Al cabo de 25 años, las plantaciones de palma aceitera deberían ser taladas y el suelo en el que estaba el cultivo, debería recibir un tratamiento de fertilización para su recuperación, según Sara Mingorria, investigadora del ICTA-UAB. Esto no sucede debido al alto costo económico que este procedimiento tiene. Los propietarios de las palmicultoras prefieren deforestar otras zonas en las que los terrenos son fértiles, para ahí establecer una nueva plantación de palma.

En Latinoamérica los países con mayor presencia de plantaciones de palma aceitera son: Colombia con unas 400 mil hectáreas, Ecuador con 260 mil y Honduras con 250 mil hectáreas de cultivos.

palma01

LA PALMA ACEITERA EN ECUADOR.

En Ecuador los albores del cultivo se dieron en la zona de Santo Domingo de los Tsáchilas. Esos cultivos primigenios de palma en territorio ecuatoriano, en el comienzo de su producción, arrojaron volúmenes interesantes de producción, sin embargo, con el transcurso del tiempo, estas áreas se enfrentaron a determinadas situaciones climáticas que afectaron su productividad. Uno de los principales problemas que se presentaron fue el hecho de la disminución de la cantidad de radiación solar que bañaba los cultivos, esto generó que las plantaciones sufrieran una condición denominada como marchitez letal, que determina la muerte de los cultivos.

Esto propicio que los propietarios de las plantaciones migraran hacia otras regiones del país, que presentaran mejores condiciones climáticas para el desarrollo de la actividad. Es así como se dio inicio a un proceso de colonización en áreas como el norte de la provincia de Esmeraldas, al igual que en varias zonas en la provincia de Orellana, fenómeno que generó la deforestación de importantes superficies de bosque primario.

Según el Censo Nacional Palmero, que fue levantado en 2017 y financiado por los estamentos gremiales del cultivo de palma en el Ecuador, la provincia con mayor presencia de plantaciones de palma aceitera es, precisamente, Esmeraldas, con un 45% de la superficie de cultivos a nivel nacional.

En entrevista con los ingenieros Juan Poveda y Alejandro Molina, representantes de TECNOPALM, compañía dedicada a la producción palmera, con oficinas en la ciudad de Quito y con una plantación de unas 750 hectáreas, ubicada en la provincia anteriormente citada, pudimos acceder a una visión empresarial de la actividad palmera en el Ecuador.

Una de las principales preocupaciones de esta empresa es el hecho de precautelar la extensión de la frontera agrícola. Afirman estar conscientes de que la solución no está en expandirla, sino en conseguir ser más eficientes en la utilización de los recursos que ya tiene el sector, es decir una agricultura intensiva, antes que expansiva.

Además, la naturaleza misma del cultivo, según TECNOPALM, lo convierte en el más eficiente para la extracción de aceite vegetal, por encima de cultivos como soja, girasol o colza, un aporte importante para que la actividad palmicultora sea menos agresiva con el ambiente, dice Poveda. Es la implementación de cultivos de nuevas variedades alto-oleicas, lo que permite una producción más eficiente que ayude a frenar la expansión de la frontera agrícola.

El haber cubierto los requisitos que la legislación ambiental ecuatoriana exige para mantener estas actividades productivas ha permitido que TECNOPALM consiga su licencia ambiental para el desarrollo del cultivo y se enfoque en la obtención de la licencia RSPO exigida por la Unión Europea para la comercialización de aceite de palma en su territorio, requisito que será obligatorio desde el año 2020 para todos los productores a nivel mundial.

Según Molina, la plantación no ha tenido impacto sobre las fuentes de agua hasta el momento, especialmente de manera subterránea, cerca de la plantación. Esto sería corroborado por los informes toxicológicos que el Ministerio de Ambiente ha llevado a cabo sobre las fuentes hídricas que se encuentran en el subsuelo de la plantación, estudios que se realizaron a lo largo de la actividad productiva de TECNOPALM.

En el caso particular de esta plantación, los terrenos donde se asientan se encontraban destinados a la producción de pastos para la ganadería. Según los representantes de la empresa, esta actividad tendría un impacto mayor sobre el medio ambiente que la producción de fruta de palma, puesto que, al sustituir la actividad productiva, se lleva a cabo un proceso de reforestación en el área con la siembra de plantas palmares que han sido modificadas genéticamente para que se acoplen mejor a la zona.

En el ámbito nacional, las plantaciones de palma tienen dificultades para conseguir la certificación exigida por la Unión Europea, según Poveda, uno de los inconvenientes más grandes estaría en las contradicciones que la normativa nacional presenta con la reglamentación internacional, que en varios aspectos se contraponen. Además de que actualmente los cultivos de palma ecuatorianos se enfrentan a dos problemas graves que están afectando seriamente a las plantaciones.

El primero es la presencia de la pudrición de cogollo (PC), una plaga capaz de desaparecer plantaciones enteras de cultivos de palma aceitera. Es la enfermedad más grave que ha afectado a esta actividad en toda Latinoamérica, de hecho, países como Colombia, Brasil Panamá, entre otros, también se encuentran lidiando con este problema, sin embargo, la detección temprana de la enfermedad, permite prevenir que la planta muera, por tal motivo es importante un monitoreo constante de la plantación.

Y el segundo es la ancianidad de algunos de los cultivos, asentados sobre todo en el área de Quinindé, que representan unas 130 mil hectáreas y que debido a su edad se están acercando peligrosamente a su fin de vida productiva, con lo que se debería dar inicio a un proceso de renovación de cultivo con las implicaciones ambientales y económicas que esto conlleva.

palma02

CONCLUSIONES.

La actividad palmicultora en Ecuador dio inicio, en los años 50 del siglo XX, el impacto ambiental que esta actividad ha generado a lo largo del tiempo. Ubica al Ecuador en el noveno lugar de la tasa de deforestación, según la FAO, convirtiéndose así en una de las tasas más altas de deforestación del mundo y la más alta en Sudamérica, esto ha ocasionado que el avance de las plantaciones de palma aceitera en Ecuador desde sus albores, sea silencioso pero vertiginoso, pasando de tener una cantidad ínfima de plantaciones que apenas llegaba a un poco más de 1000 hectáreas en 1954, a sobrepasar las 280 mil en 2014.

Sin embargo, el cultivo no solo ha traído consigo cosas malas, puesto que se presenta como una verdadera alternativa laboral para zonas rurales pobres, además de ofrecer ciertas alternativas energéticas como biocombustibles.

La obligatoriedad de obtener la certificación RSPO para poder mantener las relaciones comerciales con la Unión Europea que entrará en vigencia a partir de 2020, se torna en un importante reto, que deberán cumplir los productores de fruta fresca y aceite de palma, lo que obligará a estos a mejorar sus procesos, no solo productivos, sino además de cuidado ambiental, para conseguir mantenerse en el mercado.

La presencia de plagas que deben ser controladas en etapas tempranas -y la edad que buena parte de las plantaciones tienen- hacen que este cultivo sea susceptible a desaparecer en algún momento, si no se toman las medidas de precaución adecuadas en el tiempo oportuno, con impacto directo sobre la economía de las poblaciones que se asientan alrededor de los plantíos.


 

HOMO PREDATOR

Historia de un depredador

Por Mauricio Galindo

safety-net-3289548_640

La relación entre el hombre y la naturaleza, medio ambiente, Gea, Gaia, Pachamama o como queramos designar al ecosistema del Planeta Tierra, ha estado marcada por el cambio permanente que, sobre su entorno, han ejercido las diversas especies de homínidos desde su aparición.

Está ya comprobado que fueron los Neandertales y Cromagñones los que ocasionaron la extinción de los grandes mamíferos, que poblaron hasta épocas históricas Eurasia y América. Esta incidencia, desde tiempos en que las grandes sociedades humanas no ocupaban extensas áreas del planeta y modificaban de forma aún más dramática el entorno que los cobijaba, nos demuestra cómo el ser humano concibe su vida en el Tercer Planeta: solo como una fuente de recursos, atenuada por religiones, ideologías, políticas, pero siempre igual, de aprovechamiento, y muchas veces expoliación sobre las existencias.

Las antiguas leyendas helénicas ya nos colocan ante la construcción de un imaginario que proyecta a la naturaleza como una fuerza incontrolable, que ha debido ser encadenada en el inframundo para no arrasar con la superficie, pero que, sin embargo, esos titanes, simbolización de las fuerzas telúricas terrestres, pretenden liberarse cada cierto tiempo para arrasar de nuevo el caótico mundo, que ayudaron a forjar con sus terribles poderes.

cold-daylight-forest-941943
Grecia, su pensamiento, se construyó en la carencia. El medio en el que se desenvolvió el pueblo heleno era limitado, por lo que debió emprender viajes de colonización y, con ello, asumió el rol de geógrafos y observadores. Su mirada al extenso y casi despoblado mundo que los rodeaba les permitió analizar, de manera privilegiada, cómo los distintos pueblos y naciones que habitaban Eurasia asumían su estructura de relaciones con la Madre Tierra.

Muchos de esos pueblos, incluidos los griegos, deidificaban a los accidentes naturales a animales totémicos, a los fenómenos atmosféricos, que muchas veces, y de esa manera, se salvaban de ser arrasados o exterminados. Los escitas, pueblo indoeuropeo nómada, consideraban su mayor posesión y riqueza a los caballos, que les proveían de todo lo necesario para la vida y se relacionaban con ellos en su amor a la libertad, derivado del paisaje en el que habitaban: las inacabables estepas del norte de los mares interiores, Aral y Caspio.

Al tocar este punto se puede estudiar uno de los mayores dilemas políticos y sociales de la historia humana: el enfrentamiento entre los pueblos sedentarios y los nómadas. Ya descrita -en parte- la vida libre de saqueo, robo, libertad y carente de estructuras políticas fijas de las naciones nómadas, es tiempo de describir someramente la relación de los pueblos sedentarios con su entorno. Lo que se conoce como civilización constituye la construcción de un aparato político, tecnológico y militar que permita, a los distintos colectivos, un control eficaz sobre los recursos y su aprovechamiento. Es decir, el pasar de sociedades recolectoras y cazadoras, a productoras y consumidoras. Las primeras de este tipo de sociedades fueron las conocidas como “hidráulicas” que se desarrollaron entre el cuarto y tercer milenio A. C. en los valles de los ríos Éufrates y Tigris, en la conocida como Mesopotamia; Indo en la península indostánica y el valle del Nilo y su delta, en el norte de África, entre las que también podríamos incluir a algunas de las sociedades americanas, como las de Tiahuanaco y su aprovechamiento sobre la cuenca del Lago Titicaca.

Estas sociedades, de las que se tomará como ejemplo a las diversas fases culturales que ocuparon el valle entre los ríos Tigris y Éufrates, prodigaron su trabajo para controlar el medio de agua y tierra de que disponían. La zona donde se asentaron los distintos pueblos sumerio, semita e indoeuropeo, eran pantanos en unos casos y en otras áridas extensiones, sobre las cuales la profunda acción humana, convirtió en un vergel, que fue famoso por la prodigalidad de su producción.

La labor fue tan estructurada que, a pesar de que hubiesen guerras, siempre conservó, hasta la destrucción mongol del siglo XII DC, un control minucioso sobre el regadío y las cosechas, constituyéndose en un ejemplo de la relación entre hombre-naturaleza.

La destrucción de los canales, una de las maravillas de la antigüedad, marca cómo cada uno de los flujos civilizatorios humanos concebía al entorno: para los pueblos sedentarios constituyó una tragedia, pues se perdió una obra de milenios que mantenía a
una gran población estable. Para un pueblo nómada como el mongol era una ganancia, pues tenían nuevos pastizales, libres de población y plantas aclimatadas, que permitieron a sus monturas disponer de alimento fresco.

Los romanos, cuna con los griegos de la Cultura Occidental, concibieron a la naturaleza como algo a quien doblegar. Incluso la observaban como enemiga que, en el caso de los oscuros bosques europeos, era el temible adversario donde los bárbaros, los uros, los lobos y los seres demoníacos poblaban y estaban dispuestos a atacarlos.

Esa concepción de destruir al bosque, de consumir en exceso fue típicamente romana; ese exceso del que hoy también “disfrutamos”, la acción de los “juegos” romanos en los circos y anfiteatros, donde combatían y morían animales y hombres, llevó, por ejemplo, a la extinción de los leones del Asia Menor y de grandes poblaciones de leones y elefantes, de la cordillera del Atlas en el norte de África.

La Edad Media deidificó de nuevo a la naturaleza, en la que veía una fuente de vida. Eruditos como el catalán Raimundo Llul, cantaron a la naturaleza, como obra divina y fuente de todo. El Renacimiento reposicionó nuevamente el aprovechamiento de los recursos, como fuente de poder y riqueza, de tal manera que se concibió ya una separación certera e ideológica del hombre y su entorno, al reposicionar al hombre como centro y no como parte de la Tierra, de ahí era solo un paso para construir el aparataje político, técnico, militar y económico de la expoliación de los recursos, incluido el humano, ya de manera calculada, para obtener beneficios, muchos de ellos exagerados.

bbbb1-08

El siglo XIX, o de las luces, fue la expresión máxima del desarrollo del pensamiento desarrollista, evolucionista, y desapegado de lo natural. El hombre occidental, despojó a la Tierra de su misticismo y la convirtió en objeto, con lo que se tranzó la libre explotación de cualquier recurso, por abrasivo que fuese sobre el medio ambiente. La ideología primó sobre la razón y tragedias como la desecación del Mar de Aral, en el siglo XX, en manos del socialismo soviético, en pos del desarrollismo más inmoral, fueron cosa diaria. Poco a poco ese tratamiento objetivante sobre la Tierra fue convirtiéndose en forma de vida. El hombre como un virus se expande exponencialmente en un planeta finito. Países como Ecuador han triplicado su población en poco menos de 50 años, situación inmanejable a corto plazo.

No existe más ideología que la vida, el aprovechamiento de recursos constituye un reto que se debe asumir, teniendo en cuenta factores no tratados en el país, como la obscena explosión demográfica, el no cuidado del agua, el ocupamiento de extensa área de tierras fértiles para vivienda. Ecuador es el país más densamente poblado de Sudamérica, con extensas áreas no habitables, no cultivables y que debe enfrentar que nuestra propia riqueza y abundancia sean la semilla de nuestra destrucción.

No planteamos el costo del desperdicio, la improvisación, la nula planificación realista, y el entrampamiento entre ambientalismo in extremis y despreocupación ambiental, generada por Estado y Sociedad. Si no llegamos a entender la armonía entre hombre-naturaleza, Gea se encargará de recordárnoslo.


 

LUCHA CON NOMBRE DE MUJER

Mujeres amazónicas y su voz de protesta a la minería

Por Andrea Fernández

Fotografía: Ángel Delgado

4dc805d0-0925-4b3e-942b-7b98aa4989ee 2

La explotación de la minería metálica en países en vía de desarrollo siempre será un tema controversial porque, si bien puede ser una importante fuente de ingresos, los efectos sobre el medio ambiente son gravísimos. En las minas modernas es frecuente el uso de sustancias como el arsénico, cianuro de sodio o el ácido sulfúrico para la concentración de metales. Por otro lado, mientras más profundo se halla el metal, mayores son los impactos y la producción de deshechos. En nuestro país existe una variada gama de minerales de los cuales se extrae principalmente oro, el más común y solicitado de los metales preciosos. También se encuentra plata, arcilla, caliza, caolín, feldespato, sílice, pómez, piedra volcánica pumita, arenas ferruginosas, zeolita, mármol y bentonita entre las principales. La demanda de su extracción está destinada de manera principal para la industria automotriz y de la telefonía celular, así como en la producción de alimentos, con el aluminio para la fabricación de latas.

LA MINERÍA METÁLICA CÓMO FUENTE ECONÓMICA PARA EL PAÍS.

El desarrollo de la industria minera como una alternativa económica es reciente. Bajo el Gobierno de Rafael Correa se creó el Ministerio de Minería del Ecuador, con el objetivo de ser una Institución rectora y ejecutora de la política minera del área geológico-minera. Con varios grupos que se oponían, se planteaba convertir al Ecuador en una potencia minera, con la concesión de cinco proyectos: Mirador (de la minera china Ecuacorriente), Río Blanco (nuevamente una minera china, Junefield) y Fruta del Norte (de la minera canadiense Lundin Gold) que planifican comenzar a producir entre el 2018 y 2020; en tanto que Loma Larga (de la minera canadiense INV Minerals) y San Carlos Panantza (de la minera China Explorcobres) están en fase de exploración. Estas empresas llegaron con sus proyectos al Ecuador mediante subasta pública como lo establecía el Artículo 29 de la Ley de Minería.

El cambio de Gobierno, con Lenín Moreno a la cabeza, se planteó una nueva perspectiva de mayor respeto al medio ambiente que, sí bien consideraba esta industria como una fuente importante de ingresos, prometió revisar ciertas concesiones, de las cuales se revertieron 2.000. La propuesta de “no más concesiones” partió con el pedido de la renuncia del ex ministro de Minería, Javier Córdova, quien mantenía varias licencias todavía en trámite. Su renuncia fue pocos días antes del referendo del 4 de febrero, en el que los ecuatorianos aprobaron prohibir la minería metálica en áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos. Esto no limitaba que los grandes proyectos mencionados se mantengan en funcionamiento. Recientemente Rebeca Illescas, ministra de Minería, comentó en la exposición de negocios ‘Invest Ecuador 2018’, que el sector minero aportará a la economía del país aproximadamente 10 mil millones hasta el 2021, entre los que se calcula que 4.500 millones procederán de la inversión extranjera directa.

3da3b66a-b915-4c74-8584-ad31d14e01f4 2

LA AMENAZA PRESENTE DE LA MINERÍA ILEGAL.

Veámoslo de la siguiente manera: si bien la minería puede tener inferencia sobre la economía y el comportamiento social, ambiental y cultural de un país, que se  legalice y concesione no es negativo. Tras varios años nuestro ecosistema se ha visto afectado con la minería ilegal, que no solo ha generado daños ambientales, sino que ha provocado un ambiente de inseguridad y violencia en las provincias donde se la encuentra, relacionada con catervas, lavado de dinero y movimientos civiles armados. Según información de la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM), las principales ciudades en las que se realizan operativos para el control de este tipo de minería son Ibarra, Riobamba, Machala, Loja, Cuenca, Macas, Tena y Zamora. A inicios de este año, un socavón causó la destrucción de la escuela “La Inmaculada” en Zaruma, mientras que al norte de Esmeraldas las actividades de minería ilegal han generado la alta y acelerada contaminación de las fuentes hídricas por el uso de mercurio en el proceso de extracción. Según la Convención de Minamata sobre el Mercurio, se estima que existen alrededor de 500.000 mineros artesanales en una docena de países latinoamericanos y es de donde proviene la mayor fuente de uso, emisión y liberación de mercurio de la región.

Marzo fue un mes de importantes manifestaciones, entre las principales, la de líderes amazónicas que con el apoyo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confenaie), llegaron a la capital para pedir al Gobierno que revise todas las concesiones mineras en vista del resultado obtenido en la Consulta Popular, pidiendo que se frenen las nuevas rondas de licitación extractiva en el centro sur amazónico.
A enero del 2018, las concesiones inscritas y otorgadas acumulaban ya 1’789.406 hectáreas, lo cual amenaza el 7,2% del territorio nacional. En febrero de 2018, mientras se anunciaba la anulación de 2.000 concesiones mineras, unas 95.000 nuevas hectáreas del territorio nacional fueron otorgadas e inscritas, valor que peligrosamente se acerca al del área agrícola que son 7 millones de hectáreas.

a64043b1-5ba5-4f26-ab5e-d32e3b171a78 2

MUJERES AMAZÓNICAS EN CONTRA DE LA MINERÍA.

Independientemente de donde venga el tipo de explotación minera, son las comunidades más vulnerables las que se ven afectadas.

Marzo fue un mes de importantes manifestaciones, entre las principales, la de líderes amazónicas que con el apoyo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confenaie), llegaron a la capital para pedir al Gobierno que revise todas las concesiones mineras en vista del resultado obtenido en la Consulta Popular, pidiendo que se frenen las nuevas rondas de licitación extractiva en el centro sur amazónico.

A enero del 2018, las concesiones inscritas y otorgadas acumulaban ya 1’789.406 hectáreas, lo cual amenaza el 7,2% del territorio nacional. En febrero de 2018, mientras se anunciaba la anulación de 2.000 concesiones mineras, unas 95.000 nuevas hectáreas del territorio nacional fueron otorgadas e inscritas, valor que peligrosamente se acerca al del área agrícola que son 7 millones de hectáreas.

Las representantes venían del sur de la Amazonía, el cual era escenario de enfrentamientos entre indígenas y fuerzas armadas. Cuarenta delegadas de las comunidades que portaban como bandera las violaciones a los derechos humanos se vieron obligadas a esperar dos semanas hasta ser atendidas por el Presidente. Fueron inicialmente contactadas por el Secretario Particular de la Presidencia a tres días de su llegada. En la reunión entregaron a Lenín Moreno un Mandato con 22 puntos para exigir el fin de la explotación minera y petrolera en territorios indígenas, sin embargo las propuestas no se han llevado a la práctica. Lamentablemente la economía depende todavía del extractivismo y se necesitan varios años, estudios, nuevas propuestas y alternativas amigables con el medio ambiente para poder avanzar.

Quizás nuestro compromiso como sociedad civil es justamente ese: desarrollar nuevas opciones de crecimiento económico, generar investigaciones y llevar un estilo de vida que muestre a los principales líderes que necesitamos otras maneras de obtener sustento y que no podemos continuar destruyendo todos nuestros recursos para avanzar.


 

ISLA DE LA PLATA

Un paraíso de aguas turquesas y patas azules

Por Andrea Fernández

Fotografía: Andrea Fernández

IMG_1662

Nuestro mundo es inmenso y maravilloso. Nuestras culturas y religiones hacen apologías a lugares fantásticos a los que los denominan como paraísos. De ahí viene el Nirvana, los Campos Elíseos o el mismo cielo. Y es cierto que los paraísos existen, están a unas pocas horas del centro del planeta, en nuestro Ecuador, conocido como el país megadiverso más compacto del mundo, un verdadero milagro natural y terrenal. En este pedacito de mundo podemos encontrar, por ejemplo, a La Isla de la Plata, ubicada a solo 50 km de la costa de Puerto López, en la provincia de Manabí. Lo mejor es que este es un destino de ecoturismo accesible para todos. Se encuentra dentro del Parque Nacional Machalilla, considerado como una de las áreas protegidas más extensas de la Costa ecuatoriana.

IMG_1678

Existen ciertos parámetros que se deben cumplir para poder visitar y recorrer este pedacito de paraíso terrenal, precisamente para protegerlo de cualquier eventualidad o los malos elementos de nuestra raza humana. Una de estas reglas radica en el respeto del horario de visita y los senderos previamente marcados para los recorridos, que deben ser transitados y acompañados por un guía que expresamente solicita no arrojar basura y respetar a todos los animales, en especial a las aves del lugar.
¿Cómo no cumplir con estas sencillas normas?, si son para proteger este maravilloso lugar, hogar de especies extraordinarias y únicas de nuestro país como los piqueros de patas azules, las fragatas y piqueros nazca, que se pasean y dan más vida a estos paisajes naturales.

IMG_1668
La Isla de la Plata es mágica e invita a sus visitantes a descubrirla. Nos brinda paisajes y experiencias equiparables a las que nos ofrece otro paraíso como lo son Islas Galápagos, pero con la diferencia de que este cielo de aguas turquesas lo encontramos a tan solo una hora de las costas de la provincia de Manabí.

IMG_1671


 

A UN SORBO DE CAMBIAR EL MUNDO

La nueva forma de ver el reciclaje por los peruanos

Por Gabriela Cano

Vegan matcha latte - Eco-friendly Straws

¿Qué desean tomar?
Solicité al mesero una simple botella de agua mineral con gas y zumo de limón, pero lo que obtuve fue mucho mejor: un portavasos de cartón, una botella de agua mineral con gas, un vaso de vidrio y un sorbete de cartón, todo junto a un individual de papel. Todo esto llamó mi atención. Aquella composición de elementos tan armoniosa frente a mí, que casi nunca es notada por los comensales en un restaurante (porque todo se vuelve automático) provocó que analice cada uno de los detalles y el más evidente destacaba: RECICLAJE. La sociedad peruana considera que ese concepto solo se presenta en lugares de comida orgánica, por lo cual no serían de relevancia. Sin embargo, cuando esto se presenta en restaurantes con diversidad gastronómica, capta la atención de cualquier peruano. Los temas de medio ambiente y reciclaje están presentes en la coyuntura actual alrededor del mundo, y Perú no se queda atrás. Los ciudadanos de este país están generando conciencia acerca del cuidado de la naturaleza y buscan la manera de fomentar estas prácticas y mensajes.

Consecuentemente de aquella composición armoniosa que pude observar, comencé a percatarme de todos los detalles relacionados con el reciclaje en el día a día que no eran evidentes con anterioridad. Voy a utilizar el siguiente ejemplo referente a la gastronomía peruana, que es cotizada alrededor de todo mundo y los restaurantes, que en su mayoría, buscan el fomentar el cuidado del medioambiente.

Cuando voy a un restaurante, ahora puedo observar que han optado el utilizar sorbetes de cartón y no de plástico. Mientras camino hacia el supermercado puedo ver que cadenas como Wong y Vivanda han optado por colocar basureros de gran tamaño, donde se especifica el tipo de desperdicio se puede colocar en estos. Lamentablemente están un tanto saturados. De igual manera, han implementado tachos especiales donde se pueden colocar las baterías desgastadas. Es importante recalcar que las baterías son uno de los desechos más peligrosos por los químicos tóxicos que poseen.

Entro al supermercado, agarro un carrito y hago mis compras. Cuando hago la fila para pagar observo cómo los consumidores guardan sus abarrotes en bolsas de plástico. Busco dónde están exhibidas las bolsas ecológicas reusables y junto a cada una de las cajas de pago se encuentra una canasta donde están colocadas y son de dos tamaños. La venta de estas bolsas ecológicas para colocar lo adquirido en el supermercado es diaria, pero lamentablemente gran parte de los consumidores aún utilizan las bolsas de plástico.
Camino por el Malecón Cisneros de regreso a mi casa y un camión, estacionado junto a los edificios, capta mi atención. Varias Municipalidades de los distritos de Miraflores, San Borja, Surco, entre otras, han implementado una campaña de reciclaje denominada “Basura que no es Basura”. Todos los jueves un camión recolector circula por las calles de los distritos antes mencionados y recolectan desperdicios reciclables. Los ciudadanos pueden solicitar una cinta adherible a los recolectores, la cual colocaran en las bolsas con todo lo que se pueda reciclar. Las campañas de reciclaje son socializadas de manera constante, pero gran parte de la población no le da la importancia que requiere.

tapasEl Club de Leones del distrito de San Borja, en sus múltiples actividades enfocadas hacia el bien común, destaca su campaña “RECICLA Y AYUDA”, la misma que se ha implementado hace 10 años. Dicha campaña consiste en recolectar tapas de plástico, que posteriormente serán vendidas con el fin de obtener fondos para adquirir sillas de ruedas, bastones, andadores y muletas. Estas ayudas técnicas serían destinadas a personas con discapacidad de escasos recursos económicos del Perú, tras una previa investigación para elegir a los beneficiarios.

La recolección se efectúa en diversos restaurantes, escuelas y con personas que deseen colaborar. El club necesita recoger de 1 a 2 toneladas de tapas de plástico para poder entregarlas a la compañía recicladora y obtener entre 1.00 a 1.50 nuevos soles por kilo, razón por la cual la campaña tiene efectividad dos veces al año.

Haydee Muñiz, socia del Club de Leones y encargada de la campaña “Recicla y ayuda”, comenta que nunca utilizan intermediarios como municipalidades, iglesias, gobiernos regionales, etc. “La ley de los leones es entregar directamente a la mano”, ellos van directamente donde el beneficiario y le hacen entregan de los aparatos para movilidad asistida. En los últimos años la campaña ha tenido mayor impacto, gracias a los mensajes difundidos constantemente a la sociedad respecto a “vivir en armonía con el entorno”. Por lo cual, en una de sus recolecciones pudieron hacer entrega de: 4 sillas de ruedas, 2 andadores, 2 muletas y 2 bastones.

Las palabras de Haydee quedaron grabadas en mi mente “¿por qué poner un granito de arena, si puedo poner dos?”. El Club de Leones fomenta el reciclaje y brinda ayuda a la comunidad, en especial a las personas con discapacidad, a través de esta campaña.
Es evidente que la sociedad peruana busca implementar estrategias para fomentar el reciclaje y proteger el medio ambiente. Sin embargo, la educación ambiental y el cambio cultural para tratar de modificar los hábitos de los ciudadanos llevará todavía algún tiempo.

Panel 3

NOSOTROS

Somos una ONG ecuatoriana comprometida con la protección del medio ambiente.

Misión
Somos una ONG ecuatoriana comprometida con la protección del medio ambiente, en busca del desarrollo de proyectos que permitan reducir el impacto ambiental que genera la actividad humana, mediante la concientización de la sociedad sobre la problemática socio-ambiental, y así cambiar la matriz de pensamiento, generando compromiso económico y social con el cuidado del medio ambiente, para mejorar las condiciones de vida de las generaciones futuras y la sociedad del Ecuador.

Visión
Fundación REDIGEO será reconocida internacionalmente por sus proyectos innovadores, comprometidos con la protección, manejo sostenible y desarrollo del medio ambiente, consolidada económicamente con presencia nacional e internacional, conformada por un equipo humano interdisciplinario, comprometido con las causas ecológicas, liderando propuestas sostenibles y autosustentables en el aspecto ambiental y económico, para mejorar las condiciones vitales de todo ser viviente en el planeta, generando proyectos socio-ambientales que protejan la naturaleza y beneficien a la vida.

 

NUESTRO GRUPO:

XIMENA CABEZAS
PRESIDENTE

cc13
M.Sc. en informática por la Universidad Técnica de Berlín. Su niñez se dividió entre Ecuador, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. Tiene amplia experiencia liderando proyectos tecnológicos en el país, en el que se destaca la creación y administración de la primera Entidad Privada de emisión de firmas electrónicas del Ecuador.

 

CARLOS DÍAZ
DIRECTIVO

cc11

Nació en la ciudad de Quito en el año de 1983, ha trabajado con varias organizaciones campesinas e indígenas y organizaciones no gubernamentales en proyectos socioeconómicos y de fortalecimiento organizativo. Es comunicador social y está interesado en la investigación y realidad agraria ecuatoriana.

 

DIEGO PONCE
DIRECTIVO

cc12

Comunicador social graduado en la Universidad Central del Ecuador, especialista en el mismo campo de estudio por la Universidad Andina Simón Bolívar y próximo magister en estudios de recepción mediática. Ha colaborado con varios proyectos, publicaciones, ediciones impresas y audiovisuales.

 

DIEGO PALMA
DIRECTIVO

cc00

Publicista graduado en la Universidad Tecnológica Equinoccial, vinculado con proyectos de perspectiva ecológica, en donde ha contribuido a la creación de marcas y productos con enfoque ambiental. Es especialista en branding e identidad gráfica corporativa.

 

ANDREA FERNÁNDEZ
DIRECTIVO

cc9

Periodista de la Universidad de las Américas con más de 7 años experiencia en publicidad. Comunicadora, redactora y consultora de marketing digital apasionada por la ecología, la cultura, los derechos de las mujeres y la literatura.

Panel 4

CONTACTO

CONTÁCTANOS

Granda Centeno Oe4-510 y Gregorio Bobadilla.

Teléfono:

+593 98 706 5308

Quito – Ecuador

 

¿Quieres que nos comuniquemos contigo?